La robotización llega a las empresas

La robotización revolucionará la forma de trabajar en todas las empresas

Llevamos años oyendo hablar de transformación digital, pero éste, como ya hemos comentado en alguna ocasión, es un concepto muy difuso y que abarca muchas y muy diversas materias (gestión documental, captura de datos, robotización de plantas de fabricación, internet de las cosas, blockchain, realidad aumentada… incluso redes sociales y páginas web). Por eso, en nuestro afán de impulsar la transformación digital de las empresas, queremos centrarnos en esta ocasión en otra aplicación tecnológica: la automatización de procesos robóticos, también conocida como RPA, por sus siglas en inglés (Robotic Process Automation).

¿Qué es la RPA?

Al hacernos esta pregunta, probablemente estemos imaginando a pequeños robots realizando las tareas que desempeñamos habitualmente. ¿Es esta imagen real? Sí y no. Es decir, sí, los robots pueden realizar de manera autónoma tareas que actualmente llevan a cabo personas, pero no los vamos a ver, puesto que se trata de robots virtuales. Podemos definir la RPA como la tecnología que imita a un trabajador humano, que accede con usuario y contraseña a aplicaciones, introduce o descarga información, calcula y completa tareas, y finalmente sale de la aplicación.

Evidentemente, el potencial de este tipo de tecnología es enorme, por lo que su impacto en el mercado, incrementando el valor de las empresas que la adopten, no se va a hacer esperar.

¿Qué funciones pueden desempeñar los robots?

Su principal aplicación es la de llevar a cabo tareas tediosas y repetitivas, de las que suelen consumir mucho tiempo y recursos en las empresas. Veamos algunos ejemplos:

  • Entran en aplicaciones
  • Conectan con las APIs del sistema
  • Copian y pegan datos
  • Mueven archivos y carpetas
  • Extraen y procesan contenido estructurado y semiestructurado de documentos, PDFs, correos electrónicos y formularios
  • Leen y escriben en bases de datos
  • Abren correos electrónicos y documentos adjuntos
  • Extraen datos de sitios web
  • Realizan cálculos

Además, mediante el desarrollo de actividades por medio de robots, se aumenta la precisión y se disminuye el número de errores; mejora la conformidad, puesto que se monitoriza toda su actividad; se ahorran costes rápidamente; aumentan la productividad y la velocidad…

Seguro que a todos se nos ocurren multitud de procesos que se llevan a cabo a diario en las empresas y que encajan con estas tareas. Sin embargo, la automatización robótica no implica necesariamente prescindir de las personas y sustituirlas por robots, puesto que los robots pueden trabajar tanto con colaboración de los empleados, acelerando tareas redundantes, como sin intervención humana.

¿Cuáles son las ventajas que aporta?

  • Servicio de mayor calidad: mayor precisión en la atención y mejora del servicio al cliente
  • Mejora del cumplimiento: los procesos de negocio pueden configurarse de manera que cumplan con las regulaciones y estándares necesarios
  • Plazos de entrega más rápidos: las tareas se completan a velocidades sin precedentes
  • Incremento de la agilidad: se reducen los gastos generales y los recursos del negocio son más flexibles
  • Conocimiento exhaustivo y análisis de los datos: la digitalización y la auditoría de los procesos mejora de la eficiencia de la gestión
  • Reducción de costes: las tareas manuales o repetitivas las realiza el software a un coste mucho más reducido
  • Mejora de la experiencia del empleado: se incrementa la productividad a la vez que se reduce la presión sobre los empleados

¿Qué aplicaciones tiene para las empresas?

Trabajo externalizado: las tareas que se externalizan son candidatas perfectas para la automatización de procesos robóticos, puesto que pueden definirse lo suficientemente bien como para que las lleve a cabo otra empresa.

Banca: los robots pueden realizar de forma autónoma tareas como evaluar la concesión de créditos (verificando los ingresos y gastos y otras informaciones del solicitante y creando informes) o detectar pequeños fraudes (comprobando bases de datos internas y externas en busca de posibles pistas).

Seguros: los datos se han multiplicado y los requisitos son cada vez más complejos, por lo que ante cualquier consulta de un cliente hay que buscar en diferentes repositorios. Automatizando algunas de estas búsquedas la atención al cliente mejora exponencialmente.

Sector sanitario: es posible automatizar las tareas administrativas, como los expedientes médicos y los documentos financieros o la gestión de los inventarios, pudiendo optimizar los recursos y ofrecer mejor servicio a los clientes.

Telecomunicaciones: con la automatización de procesos, la gestión es más eficiente y el servicio al cliente mejora, al poder manejar gran cantidad de datos almacenados en diferentes ubicaciones a la vez.

Industrial: con la robotización de los procesos administrativos (comunicación, aprovisionamiento, inventarios, pagos…) se alcanza una mayor agilidad en la cadena de valor, haciendo las operaciones más eficientes y ahorrando costes.

Si está interesado en descubrir qué procesos de su empresa son susceptibles de realizar por robots, póngase en contacto con nosotros y uno de nuestros consultores analizará las necesidades de su empresa para ofrecerle la propuesta más adecuada.

Sin comentarios

Publicar un comentario