digitalizacion-felicidad

Digitalización para aumentar la felicidad en el trabajo

La digitalización hace a las empresas más eficientes y a los empleados más felices

La digitalización ha invadido todas las parcelas de nuestra vida. Sin embargo, el ámbito laboral se le está resistiendo un poco más. Mientras abrazamos de manera entusiasta cualquier nueva tecnología que venga a facilitar nuestro día a día (veamos, por ejemplo, el auge de los altavoces inteligentes), en la empresa la digitalización va un poco más lenta. Sin embargo, no por ello deja de tener ventajas interesantes: automatización de tareas, captura de datos, flujos de trabajo digitales… Y para aprovechar todos estos beneficios, es necesario un cambio en la cultura empresarial y en la naturaleza del trabajo. No se trata de sustituir los procesos analógicos por los mismos procesos, pero en formato digital, sino de aprovechar todo el potencial de la digitalización para que estos procesos sean más eficientes.

Cambio en la cultura empresarial

El cambio en la cultura empresarial debe impulsarse desde la dirección, pero pasa necesariamente por los empleados, quienes también van a verse beneficiados por la digitalización. Sin embargo, la resistencia al cambio es uno de los principales obstáculos para la transformación digital de las organizaciones.

Por una parte, los trabajadores temen que la tecnología acabe por hacer innecesarios sus puestos de trabajos. Es indudable que, a medida que más tareas actualmente realizadas por personas se vayan automatizando, habrá puestos de trabajo que resulten innecesarios y desaparezcan. Pero también lo es que se crearán otros nuevos que ahora todavía no existen. Para estar preparados, es imprescindible incidir en la formación en nuevas tecnologías.

Por otra, es cierto que los cambios nunca son fáciles. El ser humano se siente cómodo en la rutina y no le gusta que se cuestione su manera de hacer las cosas, especialmente si la sugerencia de cambio viene de una persona ajena al proceso de que se trate. Por ello, es fundamental que el equipo humano de la organización participe directamente en el proceso de digitalización, interiorizando las nuevas premisas y aportando sus ideas para mejorar el funcionamiento de la empresa.

digitalizacion-felicidad2

Empleados más libres y más felices

Además de ahorrar tiempo y recursos, y aumentar los beneficios de la empresa, la digitalización también tiene potencial para conseguir que las personas estén más contentas con sus puestos de trabajo. Se trata de detectar cuáles son las tareas más aburridas, más pesadas y repetitivas, y automatizarlas. De esta manera, el empleado se queda con todo aquello que los ordenadores no son capaces de hacer, cosas generalmente más gratificantes como ser creativo, empático o emprendedor.

Por ello, una de las mejores maneras de iniciar un proceso de digitalización sin despertar una oposición importante en los trabajadores es preguntarles qué es lo que más les gusta de su trabajo y qué es lo que más odian. Una vez estén claras cuáles son las tareas más impopulares, podremos saber por dónde hay que empezar a automatizar.

Como sabemos, una de las consecuencias de la digitalización es que el consumidor, acostumbrado a la inmediatez, se está volviendo más exigente. Por ello, las empresas que quieran sobrevivir a esta revolución, deben reorientar su estrategia, poniendo al cliente en el centro de la misma. La automatización tiene también un papel fundamental en esta cuestión, puesto que los empleados podrán centrarse en mejorar la experiencia de los clientes cuando dispongan de más tiempo libre para poder hacerlo.

Sin comentarios

Publicar un comentario