BPM-negocios

¿Cómo ayuda el BPM en los negocios?

La tecnología también ha llegado a la gestión de operaciones de la empresa. Actualmente se cuenta con una tecnología, el BPMS, capaz de dotar a la gestión de operaciones de la empresa de más robustez, flexibilidad, potencia y posibilidades de automatización. Así, el empleo de esta tecnología supone una revolución para cualquier empresa, sea cual sea su modelo de negocio.

A continuación vamos a mostrar la forma en la que esta tecnología puede ayudar al proceso empresarial. Hay que tener en cuenta siempre que será importante contar con la ayuda de algún profesional con experiencia en el sector para que nos ayude a implantar correctamente un sistema tan novedoso y potente.

¿Qué es BPM?

BPM (business process management o gestión de procesos de negocio) es un concepto que engloba a metodologías que tienen por objetivo mejorar el desempeño, es decir, la eficacia y la eficiencia, así como procurar una optimización integral de todos los procesos de la empresa.

Hablar de BPM es introducir la visibilidad, el modelado, el entendimiento y la gestión de los procesos de una empresa en la automatización y el control de la metodología empleada. Hay que tener en cuenta que todo negocio puede dividirse en un conjunto de pasos, una secuencia lógica, en la que se incluyen tanto personas como eventos o tareas.

BPM frente a BPMS

Aunque estos dos conceptos están relacionados, no deben confundirse. De hecho, es importante que sepamos diferenciarlos correctamente para no crear confusión. Y es que BPM es un concepto empleado para identificar una metodología empresarial, cuyo objetivo primordial consiste en incrementar la eficiencia de los procesos de negocio mediante la gestión de los mismos de forma sistemática. Estos procesos pueden y deben automatizarse, optimizarse y modelarse de forma adecuada para trabajar en este sentido.

Por otro lado, en el caso del BMPS, el concepto teórico-metodológico se traslada a una herramienta de software. Es decir, que se trata de adaptar esa metodología, plasmarla e implementarla en un sistema informático de gestión que englobe a todos los actores de la organización, independientemente de si esta es del sector público o privado.

¿Qué puede ofrecer un BMPS?

Una vez que conocemos este concepto y lo implantamos en una herramienta de software, debemos conocer qué nos puede ofrecer este sistema informático de gestión empresarial tan revolucionario. Sus potenciales beneficios son muy diversos y por eso a continuación detallamos los más importantes.

Mejora en la eficiencia

Si orientamos los procesos a la metodología BPM vamos a posibilitar una comunicación más flexible y fluida y, a la vez más eficaz, de todos los equipos de trabajo con los que contemos. También ganaremos eficacia en la monitorización de los recursos internos, lo que nos permitirá tenerlos más controlados. Adicionalmente, si nos detenemos a revisar el impacto en los costes descubriremos que también suele ser muy relevante.

Incremento de la productividad

Si los empleados de nuestra empresa ya saben lo que tienen que hacer y tienen unas directrices claramente marcadas en cuanto a sus funciones y trabajos, la ejecución de las tareas se convertirá en una acción más simple y veloz. Podremos notar esto simultáneamente en la estandarización de los procesos que innegablemente se producirá, identificando sus desajustes de una forma más sencilla. Igualmente, observaremos cómo los empleados van a tener una relevancia directa y decisiva en el incremento de esa productividad, lo que a su vez aumentará su satisfacción.

Incremento de la agilidad

Con este sistema nuestra empresa contará también con una capacidad de respuesta más rápida frente a los cambios del mercado y se adaptará más fácilmente a las exigencias de los clientes. Hemos de entender que nuestra empresa tiene que apostar por herramientas que sean flexibles, capaces de diseñar, desplegar y modificar procesos de una manera ágil y que, por supuesto, este hecho no suponga paradas injustificadas a diario. Todas estas condiciones son una parte fundamental de las herramientas basadas en esta metodología orientada a los procesos empresariales.

Monitorización integral

Un sistema informático dotado con una solución BPMS nos ofrece una monitorización global de la actividad de la empresa, pero también específica en lo referente a cada uno de los procesos de la misma. Así, sería posible realizar una automatización y control de los informes que se envían en todo momento, facilitándonos una supervisión continuada y garantizando así una transparencia adecuada en la gestión de los procesos de la organización.

Aceleración de la toma de decisiones

Estos sistemas son capaces de ofrecer información en tiempo real, por lo que nuestras tomas de decisiones se podrán acelerar notablemente.

Ahora que conocemos los BPMS, sabemos cómo darle una vuelta a nuestra empresa, ganando en productividad con un enfoque orientado a la gestión automatizada de sus procesos. ¡No tenemos excusas para no conseguir el máximo provecho en nuestro negocio! Si quieres, en GDX Group podemos ayudarte y asesorarte en este proceso.

transformación digital

Sin comentarios

Publicar un comentario