Administración pública y las nuevas tecnologías: un cambio en el modelo de gestión

El funcionamiento de los organismos públicos en la actualidad poco tiene que ver con el de hace unos años. Este cambio tan radical está motivado, sobre todo, por el uso de la tecnología en la Administración pública. La transformación digital es ya una realidad en la Administración pública y su principal consecuencia es un notable aumento de la calidad del servicio a los ciudadanos.

El desarrollo de la Administración pública electrónica permite una disponibilidad para el conjunto de la ciudadanía sin precedentes, ya que son cada vez más las gestiones que pueden realizarse las 24 horas del día durante los 365 días del año, de modo telemático y sin necesidad de desplazarse a un lugar concreto. Desde la comodidad y confidencialidad de nuestro hogar, hoy en día podemos comunicarnos y realizar trámites completos con la Administración.

El acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos está regulado incluso por Ley, por lo que la Administración debe garantizar el uso de este canal en sus comunicaciones y gestiones con los ciudadanos.

 

La tecnología más vanguardista al servicio de la Administración pública

La Administración pública se encuentra inmersa en un proceso de transformación tecnológica aún mayor, basada en la incorporación de las tecnologías más punteras, incluso disruptivas, como la Inteligencia Artificial o el Internet de las Cosas.

Estas tecnologías de vanguardia, que ya se están empezando a investigar y a usar, están llamadas a protagonizar una nueva época en la transformación tecnológica de los organismos públicos.

Pasamos a analizar el potencial de estas nuevas TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) en las organizaciones públicas.

 

Inteligencia Artificial

Suena a ciencia ficción pero es ya una realidad y, si no, pensemos en asistentes de voz como SIRI ó ALEXA. Las posibilidades de la Inteligencia Artificial (IA), aplicaciones informáticas que se desarrollan y aprenden a partir de su propia experiencia, de un modo progresivo, igual que  hace el cerebro humano, son muy estimulantes.

Con esta nueva tecnología se pueden poner en marcha servicios de atención al cliente eficaces y de menor coste. Pero este es solo uno de sus múltiples usos. También puede dar mucho juego en el ámbito de la educación o hacer predicciones de todo tipo, por ejemplo, económicas, que pueden ser de gran ayuda para tomar las mejores decisiones o detectar irregularidades. Es una forma de adelantarse a futuros problemas o contratiempos.

 

Cloud Computing avanzado

El uso de la nube como canal para almacenar y gestionar información ya se ha generalizado en muchos organismos públicos por ser una solución eficaz a una necesidad histórica de la Administración: archivar, gestionar y compartir cantidades ingentes de datos.

Los avances y el perfeccionamiento en este ámbito permitirán en el futuro lograr una mayor eficacia en los distintos procesos de la Administración pública, ahorrando costes y logrando mucha mayor agilidad. Otra gran ventaja de los modelos en la nube aaS (as a Service) es que permiten compartir información de forma ágil y segura

La implantación del cloud en la Administración pública hace que sea posible transformar los archivos físicos en digitales, con grandes posibilidades de gestión y, además, protegiendo los datos del uso indebido por parte de terceros.

 

Internet de las cosas

Respaldado por la tecnología 5G, que permite ausencia de latencia, mayor capacidad de transmisión de datos y un aumento significativo de la velocidad de transmisión, la interconexión de todo tipo de objetos y dispositivos con Internet está a punto de dar un salto definitivo, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.

¿Cómo pueden aprovecharse las Administraciones públicas de esta nueva tecnología? El principal beneficio es la posibilidad real de crear ciudades inteligentes (smart cities), que incorporen elementos tan prácticos para el ciudadano como el alumbrado inteligente, la gestión eficaz del tráfico y el transporte, la detección de incidencias en tiempo real… Los ejemplos son innumerables.

 

Blockchain

La tecnología organizada como una cadena de bloques (blockchain) tiene también un sinfín de aplicaciones en la Administración pública. Por ejemplo, se puede ganar rapidez, eficacia y transparencia en la gestión de los procesos electorales y los registros (propiedades, criminales, patentes…)

El Blockchain evita la manipulación de datos y su verificación por parte de las autoridades, lo que sin duda puede redundar en un control mucho mayor de los delitos, pudiendo crearse y gestionarse identidades digitales que ayuden a la resolución de actos ilícitos o criminales.

 

Big data

El análisis avanzado de datos ya lleva unos años utilizándose, pero la tendencia es que se perfeccione y se amplíe su utilidad. Esta tecnología puede ser la solución para los problemas de análisis globales de sectores muy sensibles y estratégicos con los que se encuentran las Administraciones públicas.

Sectores como el sanitario, las infraestructuras o el transporte requieren de sistemas que permitan analizar un sinfín de datos y hacer predicciones para tomar las decisiones más adecuadas. Se trata de cuestiones donde el Big Data puede actuar como una herramienta muy potente y eficaz. 

De hecho, existen ya programas piloto de plataformas capaces de crear modelos con una gran capacidad de realizar predicciones, que ayudan a encontrar las mejores soluciones en lo que se refiere a servicios públicos de todo tipo: sanidad, política ambiental, gestión de edificios, etc.

Incluso es posible prevenir catástrofes naturales o controlar epidemias de ciertas patologías. El cruce de datos en base a una estrategia es todavía un diamante en bruto que, una vez se pula, puede revolucionar la forma de entender la planificación estratégica. Al fin se podrá contar con un elemento predictivo de primer orden, capaz de transformar datos históricos en soluciones de futuro eficaces y efectivas en todo tipo de ámbitos.

En definitiva, nos encontramos ante una nueva era de la transformación digital de las Administraciones públicas. Ya no se trata únicamente de permitir que los ciudadanos se comuniquen con las Administraciones a través de la red, que puedan presentar su declaración de la renta o empadronarse desde su propia casa, siendo necesario únicamente un punto de conexión a Internet.  

La Inteligencia Artificial o el Internet de las Cosas son tecnologías que pueden hacer evolucionar la Administración pública hacia una nueva dimensión. Del correcto desarrollo de esta tecnología va a depender la puesta en marcha de unos servicios públicos más eficaces, rentables e interconectados, entre ellos mismos y con los ciudadanos. 

El resultado de todo ello puede ser la consecución de unos servicios públicos más amables y sostenibles, capaces de satisfacer las nuevas necesidades de un nuevo tipo de ciudadano, muy acostumbrado a las nuevas tecnologías e identificado con políticas medioambientales y de desarrollo sostenible.  

 

La plataforma eGedex

GDX Group ha creado la plataforma eGedex con el objeto de permitir a las entidades públicas un desarrollo completo de la digitalización, aprovechándose de todas sus posibilidades, tanto actuales como futuras.

Esta plataforma permite la consecución de la Administración electrónica, es decir, una gestión completa integral e interconectada de las relaciones de todos y cada uno de los ciudadanos con las diferentes Administraciones:

  • Registro electrónico, que permite presentar escritos telemáticamente, entre otras muchas funcionalidades 
  • Gestión de todo tipo de documentos en formato digital
  • Portafirmas electrónico, que permite configurar flujos personalizados de aprobación según las necesidades de cada organismo o entidad
  • Archivo de todo tipo de expedientes en un repositorio digital único 

También ofrecemos una solución para los libros oficiales que, con nuestro sistema, pueden ser gestionados de modo digital, de manera que la información se organice de forma eficiente y puedan realizarse búsquedas de manera fácil y eficaz.

 

CTA-e-administracion

Sin comentarios

Publicar un comentario